viernes, julio 24

Dos terrones más de azúcar

viernes, julio 24
El chico del espejo conocía la manera de derretir los labios de Sofía. Ella a su vez, desconocía la existencia del ‘’método’’ que él usaba para abrir su piel, nada mas cedía ante el reflejo sucio y desaliñado, deseando que por una vez, aquel instante fuera infinito.

Si ella servía café por la mañana, él, en puntas de pie para que Sofía no lo oyera, llegaba hasta su taza y le hundía dos terrones más de azúcar. Lo que para un diabético seria sobre dosis, para Sofía era una sonrisa.

Nunca entendió por qué cuando tomaba café, sola en la cocina, su boca no le daba más que para una mueca y un bostezo.

1 comentarios:

Morella

Me encanta esta entrada.

Publicar un comentario

 
◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates